EL CEREBRO INFANTIL

 El psicólogo infantil explora el desarrollo de las funciones del Sistema Nervioso, con el fin de delimitar qué procesos y capacidades mentales están evolucionando adecuadamente y cuáles lo hacen con lentitud o presentan alguna alteración. Suelen valorar las consecuencias que puede tener el retardo en el desarrollo o alteraciones neuropsicológicas precoces, para el desarrollo de la inteligencia y la conducta del niño.

   Es conveniente diferenciar retraso madurativo y alteración o trastorno. Un niño puede mostrar retraso en el desarrollo del lenguaje, apareciendo síntomas característicos de ello, pero no por ello se puede afirmar que tenga trastorno en lenguaje. El psicólogo aplicará las pruebas convenientes para realizar el diagnóstico más ajustado, planteando el tratamiento más eficaz en cada caso.

En psicología clínica infantil se distinguen dos tipos de problemas madurativos:

  • La inmadurez evolutiva, en la que aparecen deficiencias psicomotoras,perceptivas y cognitivas no asociadas a daño cerebral. El funcionamiento intelectual general es adecuado, pero aparecen dificultades específicas en áreas concretas.
  • La inmadurez disfuncional. Se aprecian signos neuropsicológicos que configuran cuadros como Dislexia, Disgrafía y Discalculia.

El desarrollo normal del cerebro del niño de forma general sigue la secuencia siguiente:

- Al nacer las estructuras cerebrales responsables de dar sentido a experiencias emocionales, aún no son funcionales por lo que el bebé únicamente registra sensaciones agradables y desagradables reaccionando ante ellas.Los engramas  neuronales son inespecíficos existiendo conexiones entre regiones visuales y auditivas pudiendose registrar sinestesias ( ver sonidos, oir colores)

- A medida que el cerebro va desarrollandose, gracias al aumento de la densidad neuronal, de nuevas conexiones más específicas y complejas, mayor velocidad del impulso nervioso  al mielinizarse los axones,los movimentos del niño pierden automaticidad, son más precisos, coordinados y disociados entre distintos segmentos del cuerpo. Su atención es más dirigida hacia estímulos concretos y se mantiene durante más tiempo. Emerge la capacidad de expresar palabras y crear nuevas representaciones mentales de conceptos. El niño empieza a tomar conciencia de si mismo, es decir, comienza a constutirse su yo interno.

   Es esencial vigilar el desarrollo cognitivo del niño entre los 0 y 3 años, especialmente si se observan signos de retardo o de alteración aunque sean ligeros. No se debe aceptar que posiblemente al ir creciendo desaparecerán, dado que no sólo no es así, sino que el problema se agrava  interfiriendo en la adaptación social, aprendizaje y rendimiento escolar. Acudir al Psicólogo, diagnosticar  y tratar los problemas neurocognitivos  facilitará la evolución saludable de la personalidad y conducta del niño.

Se debe aplicar especial atención a niños que hayan nacido con peso inferior a 2500 gramos, niños que al año aún no digan palabras sueltas y no anden,niños que a los dos años no articulen palabras con significado comunicativo y que se tenga la sensación de que no entienden lo que se les dice.

About these ads
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: